6% de los mexicanos canceló sus redes sociales porque les generó problemas personales