‘Dinamitó MVS posible acuerdo’

Carmen Aristegui no tiene duda y asegura, en entrevista con REFORMA, que hay un intento por “aniquilar” un espacio periodístico que le resulta incómodo al grupo en el poder, y por eso MVS ha dinamitado cualquier intento de negociación, incluida la intervención de un árbitro prevista en el contrato civil, que es José Woldenberg, ex presidente del IFE, y que la empresa rechazó.

¿Otro golpe, otra generación?

Invocaste hace unos días a Miguel Ángel Granados Chapa, a Julio Scherer y Vicente Leñero. Ellos enfrentaron un golpe en Excélsior en 1976. ¿Es algo similar?

Los evoqué primero porque son nuestros maestros, porque su ejemplo, su batalla, su entereza, su congruencia debe ser recordada y vivida y emulada. Invoqué la idea de golpe porque sin compararnos ni de broma con ellos en términos de nuestro tamaño o dimensión, hay un componente que nos hermana: un golpe procedente de las estructuras del más alto poder en contra de un grupo de periodistas.

En aquel momento se habló del Presidente Echeverría. Tus críticos dicen que cómo hablas de ataques del poder si no hay pruebas…

Tampoco hay documentos del golpe de 76, pero hay una mecánica muy clara que ponen en evidencia que esto no pudo provenir de un conflicto entre particulares.

Los pretextos no se sostienen y lo que aquí queda en evidencia es que algo superior al interés empresarial fue lo que motivó un golpe que aniquiló un espacio de comunicación que se ha convertido en un espacio incómodo, que no es bien visto desde Los Pinos no sólo por el reportaje de la Casa Blanca, sino por otras coberturas. Querían que yo me peleara con los Vargas. Llegamos al punto de plantearle a MVS recurrir a nuestra figura arbitral, que existe.

¿Y quién es esa figura?

Mis abogados me confirmaron que al decir el representante de MVS en público que nos liberaba del compromiso de confidencialidad en lo que al tema arbitral se refería, podríamos hablar abiertamente de eso. Confiamos en que hagan valer su palabra pública y que no vayan a ‘sorrajar’ una demanda penal por contar sobre la figura arbitral.

El árbitro es José Woldenberg, el ex presidente del IFE, que tiene las cualidades éticas y públicas para fungir como árbitro que dirimiría un conflicto que evidentemente iba a impactar el asunto editorial, al presentar la empresa unos nuevos lineamientos que cambiaban el modelo que estaba en el contrato. Pero ellos dinamitaron la posibilidad de un acuerdo civilizado en el marco de nuestro contrato vigente.

¿Ya presentaste algún recurso legal?

Hay abogados y están en la fase de diseño de la estrategia legal. Además estamos trabajando como en el circo, en varias pistas. Si prosperara este golpe, sería una señal terrible, no sólo para los periodistas.

This entry was posted in Noticias and tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply