El 90% de los mexicanos prefiere pagar en efectivo

A pesar de los esfuerzos que realizan autoridades y empresarios para que los mexicanos aprovechen la tecnología en servicios financieros, aún el 90 por ciento de la población prefiere usar el efectivo como medio de pago, aseguró el director Ejecutivo para FISERV en América Latina, el Caribe y Canadá.
“Si nos calificáramos con los países de América Latina y los desarrollados, del uno al 10, sacaríamos 3.5 puntos, lo que significa que nos falta mucho por hacer para incrementar el uso de dispositivos electrónicos”, aseguró René Salazar, directivo de la firma.
Entrevistado por La Razón, dijo que sin importar el segmento socioeconómico de la población, familias con ingresos de 150 mil pesos al año o de más de 300 mil, siguen realizando mayoritariamente sus pagos de servicios, como agua, luz, teléfono en efectivo.
Esto revela que la población mexicana es una sociedad que “utiliza el efectivo para todo”, manifestó.
Salazar explicó que disminuir el uso de dinero efectivo conlleva a ahorrar gastos, para las personas, los comercios y las instituciones bancarias. Estimaciones del grupo financiero MasterCard, indican que el uso del efectivo, incluyendo sólo los costos directos de emisión y resguardo de billetes, puede tener un costo anual del 0.5 al 1.5 por ciento del PIB.
“El país en América Latina que muestra un mayor avance es Brasil, tiene un marco regulatorio específico de pagos móviles, donde hay incentivos para las instituciones financieras y para otros jugadores del ecosistema de pagos electrónicos en donde se invita a dejar de usar el efectivo”, sostuvo.
Incluso, resaltó el caso de Kenia, en África, donde el uso de los pagos móviles ha crecido por los incentivos que manejan. Un producto sube su precio si el pago es en efectivo y disminuye si se realiza con dinero electrónico, detalló.
“En nuestro país aún esto no sucede. Se necesita un marco regulatorio que ayude a dar certeza a los participantes, a monitorear las transacciones, para que sean legítimas, un monitoreo de prevención y lavado de dinero, y por supuesto a mover dinero con los diferentes participantes”, expuso el directivo.
Para que la población tenga un cambio en sus hábitos, se requiere primero de educación sobre el dinero electrónico, dijo Salazar, así como generar políticas que incentiven a los usuarios y las empresas a migrar al dinero electrónico.

efectivo 2
Para Hugo Nagera, director general de Banca Digital de BBVA Bancomer, en México el comercio electrónico está subdesarrollado, se encuentra atorado; mientras en otras naciones ya se tienen avances importantes.
Dos de los retos a los que se enfrentan tanto las instituciones financieras como los encargados de política pública, para pasar de un modelo agregado a los usuarios de la banca a uno que transforme el uso del dinero electrónico e incentivar el diseño de productos de ahorro y crédito creados específicamente fuera de las sucursales, sostuvo BBVA Research.

This entry was posted in Noticias. Bookmark the permalink.

Leave a Reply